NUEVA LEY DE SEGURIDAD PRIVADA. Del regulamos para controlar, al regulamos para aprovechar su potencial…

9 mayo 2013

Manuel Sánchez Gómez-Merelo
Consultor Internacional de Seguridad
Miembro experto de la Comisión Nacional de Seguridad Privada del Ministerio del Interior

SEGURIDAD PÚBLICA, SEGURIDAD PRIVADA Y SOCIEDAD

Una vez más, hay que recordar que, en las sociedades democráticas, la seguridad de los ciudadanos es un derecho constitucional y su garantía una de las principales responsabilidades del Estado y del Gobierno, situación que hace necesaria una permanente dedicación y adecuación a las  demandas y cambios requeridos por la propia sociedad, teniendo en cuenta además que, en la actualidad, esta plasticidad se torna especialmente compleja para la Seguridad Ciudadana por los efectos negativos derivados del proceso de globalización.

Una Seguridad Ciudadana que está estructurada en dos grandes bloques: Un primer bloque, la Seguridad Pública, cuyo marco de referencia y desarrollo deriva, en general, de un mandato constitucional, y se desarrolla a través de las leyes y decretos que emanan del Estado. Y un segundo bloque, el correspondiente a la Seguridad Privada cuyo marco es el ser auxiliar, complementaria y subordinada de la Seguridad Pública y que, actualmente, se encuentra en momentos claves por cuanto la Seguridad Pública se siente limitada en sus recursos para cubrir las necesidades y exigencias de seguridad que demanda la sociedad, y la Seguridad Privada se encuentra limitada por indefiniciones o carencias reglamentarias que no permiten, por un lado, dar la cobertura necesaria y complementaria de la Seguridad Pública demandada por los ciudadanos y, por otro lado, ofrecer los  servicios que las nuevas necesidades y exigencias de la sociedad plantean desde la perspectiva puramente privada.

Todo ello, sin perder el referente de que la seguridad es un objetivo y la prevención y protección son los medios para conseguir esa básica configuración de Seguridad Ciudadana. Es en el correcto diseño de su esquema general, donde se ha de abordar los conceptos principales a desarrollar para el establecer el modelo previsto de seguridad única.

Esta seguridad básica y única pasa por tener en cuenta y respetar las bases de su justificación, como son: los derechos constitucionales, la legislación y normativa aplicable, la implementación de medidas preventivas y de protección de carácter obligatorio y el desarrollo de una nueva cultura de prevención basada en el autocontrol y la autoprotección.

Un planteamiento que, como conclusión, precisa en el ámbito de la Seguridad Privada de:

1.- Un marco legal, como base de ordenación y desarrollo.

2.- Un incremento permanente de la profesionalización principalmente del sector

3.- Un ofrecimiento global de productos, sistemas y servicios con la  adecuada calidad y valores añadidos para garantizar la optimización de los recursos, como base de las nuevas reglas del juego empresariales de eficacia y productividad.

Por otro lado, cabe decir que lejos de limitar las propias competencias de la Seguridad Pública, la experiencia viene demostrando que la regulación y ordenado desarrollo de la Seguridad Privada contribuye de forma importante al mantenimiento de la Seguridad Ciudadana y su tendencia es a implicarse e integrarse cada vez más.

En cualquier caso, lo que sí es cierto es que esta mayor integración precisa establecer y consolidar unas bases políticas y sociales y mantener un verdadero debate sobre la Seguridad Ciudadana (Seguridad Pública + Seguridad Privada), esa seguridad única que quiere, necesita y demanda la sociedad española lejos de organizar discusiones superficiales o mercantiles, poco autorizadas y menos fundamentadas.

En este sentido, tres claves cabría destacar para las garantías a ofrecer en el planteamiento de las seguridades del ámbito privado: la legislación y reglamentación, la estructuración de la oferta y las necesidades y exigencias de la demanda.

La legislación y la reglamentación son la base para la regulación y control de un sector especializado donde la eficacia, responsabilidad y profesionalidad han de ser sus máximos exponentes ante la demanda profesionalizada, como también ante el usuario en general de las seguridades. Todos han de contar con las correspondientes garantías, tanto en el establecimiento de los requisitos que han de cumplir las empresas prestatarias de servicios, como de las medidas de seguridad que han de establecerse en una serie de establecimientos clasificados por sus especiales o potenciales riesgos.

La oferta estructurada (el sector) y las exigencias de una demanda (el mercado) con unas necesidades y posibilidades con especial influencia preceptiva, donde esta obligatoriedad ha marcado y enmarcado, marca y enmarca en gran medida el propio desarrollo de las actividades.

Una Seguridad Privada que, por un lado, ordene y regule la actividad de las empresas y profesionales que han de actuar en los distintos ámbitos industriales y comerciales y, por otro lado, establece las condiciones y medidas obligatorias que, en materia de seguridad, han de cumplir las distintas entidades y actividades de carácter industrial y comercial.

Todo ello en un sector y un mercado en el que todas sus partes constitutivas e implicadas –Administración, empresas y usuarios– se encuentran en constante evolución. Evolución que precisa de planteamientos claros con visión de presente y de futuro; rigurosa toma de posiciones respecto a los conceptos a aplicar y consolidar; identificación, análisis y evaluación de las necesidades reales y potenciales; evolución de los medios técnicos para su implantación ante las posibilidades del mercado y cobertura de necesidades demandadas; adecuación de la legislación y normativa; y modificación y adaptación de la formación básica y especializada a los nuevos condicionamientos y exigencias profesionales.

Por otro lado, un sector profesional constituido por unos grandes usuarios cada vez mejor preparados para presionar a las empresas de seguridad, para demandar soluciones globales adaptadas a sus necesidades, no únicamente de seguridad, sino de otros servicios tendentes a la optimización de recursos, con especiales aportaciones de valores añadidos. Ello ha motivado y generará, con especial concentración a medio plazo, la estructuración de empresas de servicios y de seguridad que irán, poco a poco, asumiendo nuevos retos empresariales, mediante la fusión y/o absorción de empresas especializadas para proporcionar servicios integrales.

En definitiva, un sector y un mercado, que está en posición de establecer sus propios sistemas de desarrollo y cumplimiento de las reglas del juego, sin la necesaria disposición de normas meramente coercitivas que no benefician ni facilitan el adecuado y mejor desarrollo sectorial y empresarial y, como consecuencia, no aportan nada a la situación alcista del intrusismo.

La tendencia de la demanda es clara y está contrastada: va a la búsqueda de una seguridad (prevención + protección) más efectiva y más eficaz, con un menor u optimizado coste, cumpliendo la legislación vigente, a la búsqueda de mejores y mayores prestaciones, y dentro de un marco especialmente profesional.

Unas tendencias de esta seguridad privada básica que implican una permanente y creciente demanda de cualificación y especialización para la prestación de servicios eficaces y de valor añadido.

La Seguridad Privada, al margen de la prescripción y limitaciones legislativas, está tan involucrada en el proceso preventivo o más que la Seguridad Pública, por su acercamiento igualmente a la situación de la calle y a los ciudadanos. Obviamente, uno de los cauces para conseguir una verdadera prevención es la integración, comunicación y retroalimentación de la información entre la Seguridad Pública y la Seguridad Privada, compartiendo datos e información sobre la evolución de los delitos y de las acciones para prevenirlos y, de esta forma, implicar totalmente a la Seguridad Privada en la reducción del delito.

Una mayor y mejor seguridad, basada en la eficacia de un sistema que  comienza por el compromiso y seriedad de las empresas de seguridad, que deberán ser las responsables de proporcionar los medios de protección adaptados y dimensionados a las necesidades reales de sus usuarios, mediante una sistemática planificación y diseño con la adecuada relación coste-eficacia.

Hay que subrayar la eficacia, porque sin duda es el concepto que, en la actualidad y en el futuro, es y será el más valorado en los planteamientos a realizar y mantener, tanto desde la perspectiva de la Seguridad Pública como, en especial, de la Seguridad Privada en la sociedad.

Ahora estamos ante el planteamiento de una nueva ley que, sin duda, va a mejorar el modelo de seguridad privada, así como la colaboración público-privada en materia de seguridad en beneficio de todos y que, además, responde al principio de seguridad integral.

Este anteproyecto de Ley, presenta diversos avances conceptuales y operativos para obtener esa “seguridad única” fruto de la cooperación e integración entre la Seguridad Pública y la Seguridad Privada. Así, cabe destacar la apertura de procedimientos para una optimización de recursos materiales y de información, la prestación de nuevos servicios, la mejora de la seguridad jurídica y el incremento de la profesionalización que así denota parte del contenido de su Exposición de Motivos, que a continuación se destacan.

Otra de las novedades que se incorporan en materia de personal, largamente demandada por el sector, es la recuperación de la consideración legal de agente de la autoridad del personal de seguridad privada, en los supuestos que contempla esta nueva norma.

No obstante, también se observan algunas faltas de precisión o reconocimiento de realidades actuales que cabe destacar seguidamente, con algunas propuestas o sugerencias a su articulado.

Categoría: Noticias

Etiquetado:
Deja tu comentario

Forma parte de nuestro colectivo y reivindica tus derechos

Entradas relacionadas
Renta 2021 – Desde el 4 de abril al 30 de junio

Renta 2021 – Desde el 4 de abril al 30 de junio

La campaña Renta 2021 ha comenzado siendo este el momento en el que todas las personas contribuyentes debemos realizar la declaración sobre la Renta y Patrimonio, en Bizkaia será desde el 4 de abril hasta el 30 de junio. Por nuestra parte ya hemos presentado la...

leer más
SafeTruck – Sentenciado, otra vez

SafeTruck – Sentenciado, otra vez

El pasado día 2 fue juzgada una vez más la empresa SafeTruck SL, siendo sentenciada, otra vez, en el día de hoy. Aún nos quedan algunos procedimientos judiciales, nos seguiremos viendo. Hechos probados Desde el mes de agosto de 2020 la empresa viene abonando los...

leer más
SafeTruck – Juzgado y Sentenciado

SafeTruck – Juzgado y Sentenciado

En el día de ayer fue juzgado y sentenciado el primero de varios procedimientos abiertos frente a la empresa SafeTruck SL, todos ellos debidos a los impagos de los salarios a sus trabajadores SL. Hechos probados La empresa a abonado con retraso los salarios durante 13...

leer más

Correo electrónico

info@cispe.es
secretaria@cispe.es

Horario

Lunes a Jueves
09:00h - 14:00h / 15:00h - 17:30h
Viernes 09:00h - 14:00h

Teléfono

94 695 94 04